jueves, 16 de abril de 2009

La estructura y sus configuraciones

Estructura: Concepto y realidad fenomenológica que permite la descripción global y unitaria de la ciudad. El enfoque estructural presupone que la ciudad está regida por un orden determinado y la estructura es la organización que la rige.
Estructura urbana organización total e interdependiente como un conjunto o sistema: la ciudad es una, tiene partes y la unidad está garantizada y las relaciones de las partes. Es un ecosistema cambiante y dinámico en su organización, pero la estructura le da permanencia.
Teoría descriptiva, teoría empírica.

Configuraciones aparentes
Configuraciones subyacentes

El método analítico y proyectual busca ordenar el conjunto de los elementos que establecen una estructura urbana a partir de las configuraciones estructurales.

Para el análisis se usan los enfoques complementarios:
Teórico (supuestos, hipótesis)
Empírico (observaciones, datos, indicadores)
Paradigmático (configuraciones, esquemas y tipos)

Un modelo icónico es una representación o una prefiguración de una realidad. En los modelos físicos las propiedades de la realidad están representadas por cambios según ciertas reglas de transformación ya sean en términos de escala o en ciertas propiedades, pero se mantienen analogías en sus características materiales. Los modelos icónicos analógicos permiten expresar las configuraciones aparentes.
Los patrones de una organización estructural son nodal, lineal y de áreas. Estos patrones presentan modo de concentración dispersión, superposición, agregación y tensión direccional de las configuraciones.
En las etapas de la vida de la especie, el hombre ha actuado de puente entre la naturaleza que se organiza en organismos y ecosistemas y su transformación mediante artefactos y construcciones hechos por él. De ahí que entre los organismos y mecanismos haya diferencias reales y aparentes y también analogías subyacentes.
El diseño, la arquitectura y el urbanismo son las fronteras entre un orden de la evolución de la naturaleza en el cual el hombre está inscrito (“orden de lo dado” J.R. Morales) y el orden de la transformación de esta por el hombre a través de los artefactos y máquinas y ciudades (“orden de lo hecho” J.R. Morales)
El hombre hace sus leyes. Transforma la naturaleza y la humaniza.

La ciudad es sobre todo, una entidad total y comprensiva. Constituye la base habitual de la experiencia humana; del paso del tiempo, de la percepción del espacio, del ocupar el medio que habitamos y de construir y habilitar las cosas u objetos con los cuales se arma nuestra vida.

Toda realidad puede ser estudiada por medio de su estructura. La ciudad es una realidad compleja: un hecho, una experiencia y una idea. Es historia y proyecto, forma, lugar, lenguaje y cultura. Todos estos aspectos pueden revelar su estructura. Pero la ciudad y su estructura aparece a veces ambigua; el patrón de organización, aunque presente, no es necesariamente siempre aparente como un orden formal, que constituye la expresión más básica de las actividades y la organización social.

Este orden de la ciudad, depende de la escala y de la organización como forma en el espacio, y del sistema de relaciones y funciones de sus elementos constituyentes, será llamado la estructura urbana. Un orden que le da a la ciudad coherencia como una construcción material y cultural, con una multiplicidad de recombinaciones en el espacio y tiempo.

En el campo de la arquitectura y el urbanismo, la palabra estructura tiene su origen en la palabra latina “structura”, que a su vez deriva del verbo “struere”, que significa construir, y que lleva implícito la noción de “disponer de partes o elementos en un orden determinado”. El significado del vocablo “estructura” tiene que ver con el uso y los significados de otros términos corrientes como son unidad, organización, orden, relación, agrupación, disposición, forma, configuración, trama, red, sistema, etc.

Características de una estructura

Las características que conlleva el término de estructura y sus implicancias para aplicarlo a la ciudad han sido desarrolladas especialmente desde la biología y antropología.

Una estructura connota el conjunto de partes y componentes en un ente determinado. Por lo tanto, en él se constituyen “sistemas y subsistemas” que definen su organización, sus modos de crecimiento y de desarrollo. Los niveles y las relaciones que se establecen en esta organización permiten ordenar las distintas variables; morfológicas y funcionales, perceptuales y significativas, de localización y de movimiento, que permite el análisis de la estructura urbana.

De aquí que una estructura es un conjunto de entes y sistemas que configuran una dimensión de la realidad, aislable analíticamente, definida teóricamente o experimentada en su esencial totalidad.

Hay tres características básicas de la estructura:

Totalidad: Una estructura está formada por elementos, pero todos estos se encuentran subordinados a leyes que caracterizan al sistema como tal, confiriéndole propiedades de conjunto distintas a la que tienen ellas por sí mismas, viéndose bajo visiones como el reconocer un conjunto antes que sus elementos, una composición atomista (composición a partir de los elementos), reconocer que los elementos y el todo están en un mismo plano de importancia y que lo relevante son las relaciones entre los elementos.
Transformaciones: Toda estructura permite un conjunto de transformaciones y cambios propios de las leyes de un sistema y que se conserva o enriquece por el juego mismo de sus transformaciones.
Autorregulación: Una estructura se regula por sí misma, bajo sus propias leyes, desde sus partes al todo y viceversa. Esta autorregulación implica su conservación y cierta unidad y autonomía.

El concepto de estructura tiene su origen en la necesidad epistemológica de un orden, ya sea como referencia descriptiva o explicativa de un fenómeno cualquiera. El concepto de estructura urbana se aplica como referencia para describir y explicar un proyecto urbano.

Hay tres aspectos teóricos, fenomenológicos y de métodos que son propios de la ciudad.

La unidad del total (orden básico, aplicabilidad como modelo y paradigma)
La existencia de partes independientes (análisis como sistemas y subsistemas; fragmentos y componentes)
Las relaciones entre ellos (configuraciones aparentes y subyacentes)

La estructura implica que sólo puede entenderse la ciudad como un todo orgánico y mecánico, compuesto de varios niveles de agregación, cada uno representado por un conjunto de sistemas y elementos que se interrelacionan entre sí y se condicionan mutuamente.

La estructura como arquitectura

En un primer momento, el término estructura tiene un sentido arquitectural, es decir la manera en que un edificio o cuerpo está construido. También aparece como aquella parte que lo sostiene: su esqueleto o estructura portante. A partir del siglo XVIII se produce una extensión significativa del término; por una parte se vincula con el hombre (ya que el cuerpo del hombre puede ser comparado con una construcción) y, por otra, con su lenguaje, diferenciando entre estructuras formales y no formales.

La estructura implica un plano ordenado jerárquicamente con un orden final intrínseco, destinado a conservar, en lo posible, el sistema mismo.

La estructura el urbanismo y diseño urbano

La estructura urbana se presenta de tres modos: está en el orden de su gran arquitectura, esto es, su forma; en una organización esencial que permite su funcionamiento y adaptabilidad y el la cualidad que la identifica como un signo de referencia cultural. (connotaciones teórica, metodológica y fundamental)

El concepto de estructura suele confundirse con el de morfología, es decir su composición física material, la cual al tratarse de una ciudad, servirá solo para definir la disposición y organización que tenga su estructura física, pero se complementa con la organización funcional, constituida por actividades urbanas económicas y sociales, por la manera como se relacionan y perciben ambas en el tiempo y en el espacio cultural.

En la ciudad, su estructura varía cualitativamente por la organización de sus elementos y por las diferencias cuantitativas que se plantean en niveles diversos. También varía la interacción técnica y cultural de estos elementos con el medio natural. La manera de enfocarla y reconstituirla estructuralmente, determina la posibilidad de analizarla, describirla, percibirla y reutilizarla, en diversos períodos y modos, aplicando enfoques coherentes, dinámicos y globales. Por tanto al explicitar la estructura urbana en un modelo determinado, podemos observar los diferentes planos del concepto, del fenómeno y a la vez abordar un método o instrumento eficaz y suficiente.

Variantes en un marco estructural

El sistema urbano: La estructura en el tiempo y el espacio.
Los sistemas constituyen unidades simples, pero que son tratadas como un compuesto constituido en el tiempo.
Cuando se consideran estos elementos como únicos y fijos definiendo relaciones entre ellos (espaciales de distancia relativas que permiten reproducir la unidad compuesta), damos cuenta de la estructura de un sistema estático. Cuando los elementos de la unidad compuesta no son únicos no fijos en el espacio, sino que están cambiando, tenemos un sistema dinámico. Una ciudad puede ser tratada como una unidad compuesta estática y dinámica, dependiendo del enfoque y marco de referencia en el tiempo y espacio. Se hace distinción entre estructura y organización, donde la estructura expresa la continuidad y la organización expresa el cambio y la necesidad de ordenar la nueva realidad.

La ciudad puede ser tratada también en términos dinámicos, para lo cual es necesario considerar lo que pasa en la ciudad en su evolución en el tiempo. Morfológicamente la ciudad tiene una implantación un desarrollo y consolidación que refleja el progreso y decadencia de una organización humana, donde su percepción y significado es un collage de situaciones recurrentes alejadas físicamente y reunidas artificialmente por el tiempo, la memoria colectiva, el modo de recorrer y el uso.

La ciudad considerada como una estructura fenomenológica: Implica destacarla sobre todo en su plano natural y cultural. Esto es, la ciudad real con toda su complejidad, contradicciones y aparente ambigüedad, pero realidad total vista en todos sus aspectos.

En su acepción metodológica: Al clasificar, conocer y difundir las estructuras metodológicas (tipos, modelos, imágenes), sus elementos, características y niveles de abstracción y conceptualización en las escalas urbanas, el término estructura tiene implícita su aplicabilidad para la ciudad. Determina las ciencias, enfoques y condiciones abstractas de análisis urbano, hasta la constitución de una propuesta urbana.

La estructura ontológica: Implica reconocer razones últimas de su realidad; es entender la esencia, las relaciones determinantes, la unidad, el total, al estar incluidos en él un desarrollo simultáneo de varios temas, sometidos a un marco de referencia y a una idea generadora, a una teoría de valores.

La estructura resalta la condición ontológica y fenomenológica del hecho urbano: permite estudiar sus parte; sus componentes, sistemas y subsistemas, los modos de recimiento y desarrollo, los niveles que existen y las relaciones que se establecen; descubrir variantes e invariantes morfológicas, perceptuales, funcionales, significativas y de movimiento; el conjunto de sistemas que definen una dimensión de la realidad urbana.

En lo metodológico, permite conocer las variantes del proceso de diseño, desde la evolución de la idea a una propuesta.

Marco de referencia

Escogemos variantes e invariantes. Jerarquizamos algunas e indiferenciamos otras. La estructura urbana se entiende como un todo orgánico y compuesto de varios niveles de agregación, cada uno representado por un conjunto de sistemas, incluyendo elementos y experiencias que se interrelacionan y condicionan entre sí.

Procesos metabólicos

Fundación: Es el establecimiento y origen de un asentamiento. Se caracteriza por morfología, funcionalidad y significación unitaria, simple y básica, la que se complejiza y que puede o no tener incluidas sus leyes y elementos de desarrollo. Las configuraciones serán fáciles de establecer y la escala de complejidad y tamaño es menor.

Crecimiento y desarrollo: El cambio más usual en la forma urbana, presentándose por extensión (en una trama regular o irregular) y por densificación (en un grano homogéneo o heterogéneo)

Deterioro: Es un cambio metabólico natural, observable en la morfología urbana, y que afecta la calidad, permanencia y vitalidad de una ciudad (hacinamiento, saturación, rigidez, polución, sequía, etc.)

Reducción y muerte: Es un proceso temporal de disminución de tamaño de los elementos o el proceso final de obsolescencia, desalojo y reducción opuesto al crecimiento urbano. Implica una disfuncionalidad del rol y de la base económica de una ciudad y la destrucción o la disminución de la forma construida y de sus elementos, reduciéndose a una nueva estructura menor, previo al abandono y a la desocupación final (ruinas, ciudades mineras fantasmas, etc.)

Escenarios y estrategias de espacialización

El contexto: Desarrollo y prospectiva económica, tecnológica y sociopolítica. Antecedentes del sistema urbano, metropolitano, regional y nacional. Las alternativas de desarrollo. La enmarcación de la gestión urbana.

Estrategias: Los antecedentes y las condiciones determinantes de las estrategias y casos estudiados como procesos de estructuración espacial. La metodología y el marco institucional de la planificación: los objetivos globales y sectoriales. Normas y procedimientos institucionales; etapas y propuestas específicas, incluyendo diferenciaciones de escala territorial y sectorial. Incentivos y controles para políticas espaciales.

Estructura y patrones de espacialización

Escala: Definición del escalón territorial. Jerarquías de organización espacial y funcional, definidas como tamaño de los elementos estructurales y de las unidades, la superficie, la población y la densidad.

Morfología: Análisis de la configuración que caracteriza a los casos. Los tipos como paradigmas de diseño. Incluye dimensión, forma y materialidad de los elementos naturales : hidrografía, topografía, clima, suelo y flora (marco biótico) y de los elementos artificiales: infraestructura, vialidad y edificación (marco abiótico)

Contexto

Escenario: Contexto de orden territorial, valórico, ideológico, cultural, geopolítico y económico.

Estrategias: Respuesta operacional a determinado escenario. Incluye las operaciones más globales de fundación, preservación e intervención en ciudades, y concluye como una propuesta coherente de objetivos y medios de diseño, construcción, programación y gestión urbana. Procedimientos: Marco de objetivos, diferenciación de escala y componentes espaciales, normativa y planes institucionales, agentes y recursos, etapas específicas de gestión.

Organización del territorio en un sistema espacial que incluye:

Un sistema de centros urbanos y áreas de influencia
Áreas metropolitanas y conurbaciones. Espacios residuales o intermetropolitanos. Áreas naturales. Infraestructura.
Áreas urbanas (ciudades y pueblos). Infraestructura.
Áreas rurales. Infraestructura.
Áreas funcionales especiales (pesquera, minería, etc.) y áreas fronterizas.
Áreas geográficas especiales (parques nacionales, reservas ecológicas, cuencas hidrográficas, etc).

Escalas territoriales

Niveles: Región, Inter-región, Región Metropolitana, Provincia, Área Urbana, Comuna, Unidad Vecinal.

Sectores: Social, económico, político, territorial. Es decir sector salud, vivienda, administración. Industria, transporte, etc.

Estrategias de renovación urbana
Remodelación urbana: Implica el cambio total de un sector o fragmento urbano, afectando la densidad, uso y funcionalidad. Se ordena y reconstruye todo nuevamente.
Rehabilitación urbana: Reciclaje de edificios. Intervención más arquitectónica. Aborda el proceso de deterioro y cambio de usos de la ciudad mediante la rehabilitación de los edificios y los espacios públicos.
Preservación y reciclaje urbano: Actúa más directamente sobre los edificios, pero la preservación busca recuperarlos en cuanto testimonio histórico. Esto implica un mejoramiento de lo existente, teniendo como objetivo poner la obra en su sentido y morfología original

Categorías y elementos de análisis de la configuración de la ciudad

Espacialidad: Negativa-positiva; contraste entre el lleno y el vacío.
Homogeneidad del relleno: Densidad de grano según su grado de consolidación; la calidad de la edificación, tridimensionalidad y textura.
Homogeneidad de trama: Según el nivel jerárquico del tejido vial y de la conectabilidad de la retícula con áreas, nodos y elementos morfológicos significativos. Está determinada por la forma y tamaño de las manzanas y las realciones con el relleno circundante.
Homogeneidad de áreas: Según la similaridad de áreas o fragmentos como espacios estructurados, o la condición inversa, como espacio intersticial.
Espacios públicos y áreas verdes: como vacíos estructuradores de espacio público de interacción social y complemento a la masa edificada.

Variables morfológicas

Geomorfología (topografía, hidrografía):
Masas, depresiones, curvas y cotas de nivel
Ríos, tranques, canales y lagunas

Arborización y áreas verdes:
Plantaciones en avenidas o calles
Plantaciones en parques o plazas
Reservas naturales (praderas, bosques)

Edificación:
Calidad de la edificación (estado, materialidad, antigüedad)
Tridimensionalidad y textura (alturas, densidad edificatoria)
Densidad de grano (subdivisión predial, densidad de elementos, tipo edificatorio)

Trama y retícula:
Jerarquía vial y trama de avenidas, calles y pasajes
Conectabilidad (continuidad de vías, forma y tamaño de las unidades de agregación básicas)
Configuraciones lineales
Configuraciones reticulares

Configuraciones básicas
Configuraciones elementales que implican la combinación y el ordenamiento de los elementos de la ciudad.

Configuración nodal: Organización concéntrica
Configuración lineal: organización direccional
Configuración reticular: Trama bi o multidireccional en superficie. Forma una trama que constituye el tejido predial relativamente homogéneo.

Elementos estructurales de la forma urbana

El distrito central o epicentro: Área central singular
Fronteras y límites: Definen los bordes de áreas homogéneas por las condiciones de edificación, actividades o significación.
Conectores y vías emplazadoras: Conforman la vialidad y elementos de distribución, tensión y organización secuencial de un área o la ciudad.
Nodos: Configuran una organización focal y asociación de elementos. Actúan como articuladores organizando elementos que convergen a él.
Espacio intersticial: Zonas heterogéneas con una configuración débil, de difícil lectura y definición. Elemento residual e indefinido en la ciudad.
Fragmentos: Subáreas homogéneas de cierta consolidación morfológica y funcional. Unidades de relativa mayor consolidación.

Tipología de ciudades

Mancha: Configuración extendida sin una morfología unitaria y homogénea. Bordes externos poco definidos. Configuración polinuclear, multidireccional y expansiva sin límites.

Línea: Configuración longitudinal desarrollada a lo largo de un eje conector.

Damero: Organización reticular trazada sobre la base de una grilla cuadrada o rectangular de vías y servicio.

Estrella: Organización centrífuga multidireccional desarrollada por ejes radiales desde un núcleo central.

Anillo: Organización circular estructurada sobre la base de anillos concéntricos y ejes radiales multidireccionales.

Árbol: Configuración desarrollada sobre la base de un sistema jerárquico de unidades satélites relativamente autónomas de un núcleo central.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada